Quién Soy

Para no entrar en demasiados detalles, te puedo decir que serví a mi país por más de 20 años y actualmente gozo de la libertad del anhelado retiro, desempeñando los roles de padre de dos hermosos hijos, de esposo, hijo, hermano y amigo lo mejor posible.

Alcanzar la jubilación a los 39 años de edad es quizá para la mayoría un sueño imposible de lograr, sobre todo porque la educación de empleados que hemos recibido nos condiciona para seguir el plan tradicional de: “estudia en una buena universidad, saca buenas calificaciones, consigue puesto en una buena empresa y trabaja durante 40 años para pensionarte”.

Este consejo ya no es tan efectivo hoy para lograr riqueza o al menos una estabilidad financiera. Era un consejo ideal para la era industrial y no para la era de la información.

Mi caso no tiene mayor mérito: fue sólo cuestión de tiempo lograrlo por el régimen especial de la entidad en la cual trabajaba; pero claro, fue necesario iniciar en el momento adecuado, prepararme, trabajar con entusiasmo, cometer la menor cantidad de errores y cumplir el tiempo requerido.

Cumplida esta meta, el reto real llegó a mí después del retiro, por ser ahora dueño de mi propio tempo y tener la posibilidad de dedicar más tiempo a mi familia, pero también ser mi propio jefe para desarrollar proyectos y trabajar en procura de alcanzar otros sueños de mayor nivel. Complicado cuando no tienes a alguien que te exija resultados!

Qué Hago

En mi caso, lo que HAGO no tiene mucho que ver con lo que SOY. A veces confundimos lo que Somos con lo que Hacemos y no siempre es correcto. Quien estudia ingeniería dice “SOY ingeniero”, pero cuando deja de desempeñarse en esa área, para por ejemplo dedicarse a los negocios ¿deja de SER?.

La sensación de libertad cuando se es retirado es indescriptible: con muchos planes, proyectos, metas y tiempo libre; pero también a ese sentimiento de libertad y entusiasmo, se le suman las dudas, los vacíos de información, la carencia de habilidades, los miedos, y en materia financiera, gastos que sobrepasan los ingresos que es una de las mayores preocupaciones y causante de estrés.

Entonces me surge este pensamiento: “Por fin me retiré… y ahora qué hago?

Mi pasión empírica por la tecnología y el asombro que me causaba lo que se puede hacer con ella, además de la necesidad de aprender más sobre negocios y crecimiento personal, influyó para iniciar la búsqueda constante de oportunidades, capacitación aplicable, herramientas y recursos que me permitieran llevar a la internet cualquier emprendimiento que se me ocurriera.

Resultado de aquel esfuerzo, he inventariado en los últimos 5 años la lectura de más de un centenar de libros de desarrollo personal y de negocios, incluyendo la totalidad de los títulos publicados por el controvertido empresario y escritor Robert Kiyosaki; hice cursos de algunos “gurúes” -y de otros no tanto- lo cual me ayudó a comprender mejor la dinámica de los negocios por internet y distinguir lo que sirve de lo que no sirve; y finalmente logré la recopilación de miles de herramientas tecnológicas para apalancar los negocios virtuales; todo lo cual me llevó al conocimiento de modelos de negocios, estrategias, metodologías e infraestructura web necesaria, aplicables a cualquier tipo de emprendimiento.

Por lo anterior, actualmente lo que hago es Facilitar a otros el acceso a un conocimiento aplicable para la construcción de las competencias necesarias que hoy exige nuestra economía digital y global, para que emprendedores, pequeñas y medianas empresas le saquen provecho a la tecnología y a las oportunidades que ella brinda.

Siéntete en la libertad de contactarme para comentar tu caso; quizá, junto con mi equipo, podamos ayudarte a dar más luces para solucionar los inconvenientes que tengas para iniciar o potenciar tu negocio.

CONTACTA A MARIO

Datos de Contacto:

Bucaramanga 11001, Colombia
Teléfono: (57) 316-4927896
Email:  [email protected]